Sueños, valor, lucha, amistad, constancia, cima, ilusión, aire, corazón, montaña, naturaleza, fuerza, acción, compromiso, sonrisas, familia…

Estas son algunas de las palabras que nos servirían para hablar sobre Carlos, maestro de nuestra querida Safa en la localidad cordobesa de Baena, conocida esta por su exquisito aceite y su peculiar Semana Santa. Este pueblo se sitúa en la subbética, lugar clave para el desarrollo de la actividad física que Carlos adora, y que le ha llevado a poder realizarse como corredor por montaña y como mejor persona, pues aprovechando esta afición está logrando algo más grande por generoso. Se trata de ayudar a los que más lo necesitan, cosa que ya hace en su día a día; sin embargo, en esta ocasión, su fuerzas van dirigidas a aquellos que se encuentran a miles de kilómetros y que necesitan de nosotros para poner color en sus vidas.

Pintando cimas nace de ese compromiso que siente para con los demás, de esa ilusión por hacer del mundo un lugar más justo y de esa lucha diaria por la formación de los más pequeños. Para ello cuenta con la ayuda de numerosos familiares, amigos, personas anónimas en general pero también ha conseguido la colaboración de grandes personalidades del deporte así como de la cultura. La unión de todos conseguirá mayor fuerza para derrotar la distancia no solo espacial entre nosotros y ellos. 

Sueños, valor, lucha, amistad, constancia, cima, ilusión, aire, corazón, montaña, naturaleza, fuerza, acción, compromiso, sonrisas, familia…